jueves, 28 de marzo de 2013

"Voy, soy, doy, lejos..."

Estaba empezando esta entrada explicando el sentido de mi blog y de lo que escribo. Quería decir que algunos de mis textos deben entenderse como un texto literario, que sin duda refleja mi pensamiento, pero algunas veces no soy esa misma voz que habla, sino que más bien ironizo con voces que escucho decir cosas.  
Había empezado así, pero me comenzó a parecer tedioso hacerlo, sentí que en realidad no tenía que seguir explicando nada. Que quienes me leen y acompañan, bien sabrán comprender cada cosa que escribo. 
Que desde el momento que expones un texto deja de ser tuyo y entonces recorre caminos propios de la mano de quien lo guíe.
Sólo por las dudas, yo no detesto el lugar que habito, soy feliz, hago lo que puedo para ser coherente con lo que pienso, también me equivoco más veces de las que quisiera tal vez, pero lo intento, siempre intento.
Y sólo para despejar otras dudas, si, el texto de la entrada anterior puede ser un hombre o una mujer, da lo mismo, es sólo una voz que piensa hacer cosas en un allá. Yo en vez de esa voz hago cosas acá, tal vez no suficientes, cierto, pero vuelvo a insistir, lo intento, siempre lo intento.   
¡Muchas gracias por la compañía! 

(Y para no dar tanta lata con el rollo de hoy, enlazo esta canción que escuchaba mucho en otra época y que me parece perfecta para la ocasión).

martes, 26 de marzo de 2013

A la vuelta de tu esquina

"-Tengo ganas de hacer algo grande. Algo importante ¿me entiendes? algo que marque la diferencia o al menos que se sume a esas buenas ideas. A la gente no le interesa el otro. A lo sumo les alcanza con su propio ombligo. A nadie le interesa cuánta necesidad hay a su alrededor. Todos están muy ocupados en sí mismos. Me tiene harta este lugar, el egoísmo es absoluto. ¿No te parece?  Yo debería hacer algo grande. debería empezar ya, atreverme, empezando por decidirme. Acá no hay nada que hacer. Tendría que volverme como ellos. Mejor tomo mis cosas y emprendo camino. Allá  donde me necesiten, allá donde en verdad hay necesidades, donde no pasa nada y donde las necesidades son inmediatas. Yo sin duda sería útil, hasta me volvería importante, aunque no pienses que ese es mi objetivo. Esto es puro corazón, puras ganas de hacer cosas importantes. Dejar de lado mi propio yo y lanzarme. Esto funciona así, si tienes ese espíritu de ayuda te persigue y no te deja en paz. Cuando pienso en esos que no les alcanza para el día, en los que se sacrifican por un pedazo de pan al día me da mucha pena. Allá hay que estar, si total acá no pasa nada. Vivimos en el paraíso, hay que hacer cosas grandes allá, te lo digo en serio. En serio te lo digo. ¿Me escuchas? ¿Me estás escuchando? ¿Por qué no dices nada?-" Decía mientras el vendedor de globos se acercaba tímidamente a ofrecerle alguno.

jueves, 21 de marzo de 2013

¿Qué nombre tienen tus recuerdos?

No vivimos de los recuerdos, pero sí vivimos con ellos.
Y con ellos sufrimos, reímos,  volvemos, seguimos, esperamos y vivimos.    
Si yo perdiera mis recuerdos, no sabría cómo llamarles al olor de la mañana, a la primera lluvia de un amanecer cualquiera en verano, al cilantro dispuesto a secar sus semillas, al jugo del tomate, a los ojos de mi hijo cuando ríe, a los besos más deliciosos que he probado, al cosquilleo interno cuando estoy nerviosa, a la compañía de la amistad en tiempos buenos y no tanto, a los abrazos verdaderos, a los sueños concretados, al proceso de esos sueños, a las lágrimas derramadas justa e injustamente, al placer de bailar sola en una pista vacía, a caminar despacio, a un entierro de un ser amado, a las despedidas que significaron "hasta siempre" o "hasta pronto", a las peleas infantiles, a las peleas de adultos infantiles, a la complicidad, a los silencios, a un paraguas roto en medio de la calle, al ladrido de perros en la noche, al sonido del tren a lo lejos, a la convicción, a  las mentiras y a las verdades.
Si yo perdiera mis recuerdos no sólo perdería las palabras para nombrar ciertas cosas; también perdería el gusto por sentarme bajo la sombra de un árbol cualquiera y dejar que el viento más suave de comienzos de otoño me evoque momentos.
Si yo perdiera mis recuerdos, finalmente,  me perdería con ellos.

...........................

Mi papá está perdiendo de a poco sus recuerdos y esta noticia me duele mucho, mucho.

domingo, 17 de marzo de 2013

Boquita de sandía


"Boquita de sandía" - le decía- 
Mientras ella se teñía entera de amor dulce y fresco.

viernes, 15 de marzo de 2013

La historia la armas tu


Y ella levantó la vista y vio que las barreras, casi la mayoría, las había gestado en su propio corazón.
Y entonces respiró profundo y por fin se atrevió.

jueves, 14 de marzo de 2013

Flores en el mantel


Hay mañanas maravillosas, que florecen en ese viejo y desteñido mantel.

viernes, 8 de marzo de 2013

Hay pueblos que a nadie les importa

Estamos llenos de santuarios ¿viste?:
En el colgado eléctrico un par de zapatos viejos y carcomidos.
Atrás de la línea férrea virgencitas empolvadas.
Allá en el cemento un caracol dormido.
Y por debajo de las piedras casitas de hormigas.
Estamos llenos de santuarios y vos decías que esta no era tierra santa. 

domingo, 3 de marzo de 2013

Y un día allá...


Y si no me crees, inténtalo, retrocedes unos pasos, tomas impulso y ¡zazzzzzzz!